La Escuelita de Famailla
Videos

“Eran perseguidos por lo que eran, no por algo que hacían”

Pablo Camuña, fiscal de la causa “Operativo Independencia”, explicó que los crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad durante el Operativo Independencia se dirigieron principalmente a los obreros azucareros y a los estudiantes universitarios.

La fiscalía que lleva adelante la acusación contra 18 imputados en el juicio por el Operativo Independencia considera que los crímenes cometidos entre 1975 y 1976, por las fuerzas de seguridad, son “crímenes ontológicos”: las personas fueron perseguidas por lo que eran y no por algo que hicieron. Así lo explica Pablo Camuña, fiscal de la causa.

“Tuvieron como objetivo la desmovilización del movimiento azucarero y los estudiantes de la Universidad Nacional de Tucumán, que era un centro de debate político que atraía a estudiantes del norte argentino y de países vecinos”, explica.

Tucumán fue el territorio donde se probó cómo sería la represión ilegal en el resto del país, a partir del golpe de Estado de 1976. Los métodos para implementar esa represión ya estaban planificados desde los años 60. “Consideraban que el enemigo estaba entre la población, por lo que había que conseguir información. Para ello crearon lugares de “reunión de detenidos”, como “La Escuelita”, donde se torturaba a los secuestrados para conseguir llegar a otras personas y, a su vez, detenerlas ilegalmente, torturarlas y así continuar el ciclo.

El plan incluía establecer un control territorial, a través de una ocupación militar, como la que se hizo en Famaillá, Santa Lucía, Caspinchango, Los Sosa, Lules entre otros. “Era un control militar como el que puede ocurrir con un país invadido”, indica Camuña.

Durante las audiencias del juicio que se lleva adelante los jueves y viernes en el Tribunal Oral Federal se puede ver que una gran cantidad de las víctimas de secuestros y torturas estuvieron en “La Escuelita de Famaillá”, el primer centro clandestino de detención del país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *