La Escuelita de Famailla
Fechas importantes

El Cordobazo, la rebelión obrera que hizo temblar a la dictadura de Onganía

El 29 de mayo de 1969 hubo una protesta gremial y estudiantil en Córdoba que rápidamente sumó a vecinos y profesionales y se convirtió en una revuelta popular. Un año después, caía el gobierno de la «Revolución Argentina»

Este año, el de los 50 años de aquella rebelión, coincide con el quinto paro general de la CGT contra el gobierno de Cambiemos. El transporte de pasajeros y de carga, escuelas y universidades públicas, los bancos, el comercio, no trabajarán para protestar contra las políticas de ajuste, los despidos y el aumento del costo de vida. 

Este paro de 2019 será, seguramente, muy distinto de aquellas jornadas que encuentran en el 29 de mayo de 1969 en Córdoba el punto culminante de una serie de levantamientos populares que se venían dando desde poco después del golpe de Estado que había encabezado Juan Carlos Onganía, en 1966. 

Tucumán, Buenos Aires, Corrientes y Rosario se convirtieron en 1969 en escenario de movilizaciones obreras y estudiantiles que se sucedían contra un gobierno que, además de restringir libertades, controlar el comportamiento público y privado de la población, imponía una política de congelamiento de salarios, cierre de fábricas y despidos masivos. 

Durante un día que pasó a la historia, en Córdoba se demostró la potencia del movimiento obrero y del pueblo en la calle. 

En Córdoba , donde el vínculo entre estudiantes y obreros era fuerte, la reacción negativa a las sucesivas medidas de ajuste tomadas por la dictadura, terminó de desbordar por la decisión de suprimir el «sábado inglés», que establecía que cada hora trabajada después de las 13 ese día, debía pagarse el doble. El rechazo a ese ajuste se extendiò entre los 150.000 trabajadores sindicalizados, de los cuales la mayoría pertenecían a la industria automotriz y metalmecánica. 

Al igual que en el resto del país, la CGT en Córdoba se encontraba dividida entre el sector «dialoguista» del metalúrgico Augusto Vandor (la CGT Azopardo); y el sector «combativo» (CGT de los Argentinos), liderado por Raimundo Ongaro, representante de los gráficos. Pero, frente a la necesidad de dar respuesta a la creciente bronca obrera y popular, ambas centrales alcanzaron un acuerdo.

Agustín Tosco -dirigente de Luz y Fuerza y referente de la CGT de los Argentinos, enrolado en la izquierda clasista-,  Elpidio Torres -de Smata- y Atilio López (UTA), convocaron a un «paro activo» de 37 horas, que se iniciaría a las 11 del 29 de mayo. La adhesión de los estudiantes y el acercamiento de los vecinos selló el carácter popular de la movilización

La Policía intentó frenar a las columnas de obreros metalúrgicos, metalmecánicos y colectiveros que se dirigían desde los lugares hacia el centro de la ciudad. Los primeros choques se dieron cerca de las 13, con una intensa represión de parte de la policía, y una respuesta a pedradas y  botellazos de parte de los que marchaban. Los vecinos acercan proyectiles para ayudarlos a que se defiendan.

A la tarde, la capital cordobesa era zona liberada. Entre barricadas y autos incendiados, la policía había perdido el control. El gobernador Carlos Caballero, sin más cartas que jugar, pide ayuda al gobierno nacional, que manda al Tercer Cuerpo de Ejército para que «ponga orden» en la ciudad. 

Tanques de guerra y aviones de la Fuerza Aérea fueron retomando barrio por barrio el control de Córdoba capital y deteniendo a los líderes de la protesta. Tosco, López y Torres fueron condenados a varios años de cárcel (aunque fueron liberados tras 17 meses de prisión). 

La represión dejó más de 20 muertos y centenares de heridos y de detenidos. La ciudad parece zona de guerra y, sin embargo, los cordobeses viven la jornada como un triunfo: han logrado demostrar su fuerza a la dictadura y a los dirigentes sindicales tradicionales que ven cuestionado su liderazgo ante el sindicalismo clasista, que plantea una alianza de los trabajadores para luchar contra la explotación. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *