La Escuelita de Famailla
Operativo Independencia

Hace 42 años se autorizó la ocupación militar de Tucumán

El decreto 261/75 dio inicio al Operativo Independencia, que desató la furia homicida de las Fuerzas Armadas y de seguridad sobre la provincia y anticipó lo que -un año más tarde- sería el período de represión más feroz en la historia moderna argentina.

“El comando General del Ejército procederá a ejecutar las operaciones militares que sean necesarias a efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán”. Con estas palabras, plasmadas en el decreto 261/75 del 5 de febrero de 1975, la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón, autorizó el inicio del “Operativo Independencia” en Tucumán.

El decreto -firmado por Martínez de Perón y los ministros Alberto L. Rocamora (de Interior e interino de Justicia), Oscar Ivanissevich (Educación), Alberto J. Vignes (Relaciones Exteriores y Culto), Adolfo M. Savino (Defensa), José López Rega (Bienestar Social), Alfredo Gómez Morales (Economía) y Ricardo Otero (Trabajo) – ordenaba también a la Policía Federal ponerse bajo el mando del Ejército y solicitaba al gobierno de la Provincia de Tucumán hacer lo mismo con la policía provincial.

La virtual ocupación militar de la provincia se produjo cuatro días después, el 9 de febrero, con el desembarco de 1.500 soldados y el establecimiento del Comando Táctico de Acdel Vilas en la comisaría de Famaillá, para “combatir a la guerrilla instalada en el monte”. El grueso de las fuerzas se instaló a lo largo de la ruta 38, con lo que la población civil quedó prisionera dentro del territorio militarizado.

“La Escuelita” de Famaillá, que en ese entonces era una escuela cuya construcción no había sido terminada, fue la sede del primer centro clandestino de detención del país. Por esas aulas, convertidas en celdas, pasaron alrededor de 1.500 detenidos.

Así se iniciaba el período más oscuro en la historia de la provincia, que resultó en el secuestro de miles y el asesinato de cientos de personas, entre las que había obreros, estudiantes, docentes, militantes sociales y políticos, familiares que buscaban a sus seres queridos y, en general, a todo aquel que alzara su voz contra de la represión que vivía el pueblo argentino.

En octubre de 1975, el presidente provisional Ítalo Argentino Luder dio un paso más allá, al rubricar los decretos 2770/71/72, que permitieron a las Fuerzas Armadas replicar lo hecho en Tucumán a todo el país.

Con el golpe del 24 de marzo de 1976, que depuso a María Estela Martínez de Perón, se terminó de instalar el terrorismo de Estado en la Argentina, y con él el plan sistemático de desaparición de personas, apropiación de niños y de destrucción económica del país.

Este 9 de febrero se cumplirán 42 años del inicio del Operativo Independencia. Y este 9 de febrero el Tribunal Oral Federal volverá a escuchar a testigos y sobrevivientes durante el juicio que se le sigue a 18 responsables de torturas, asesinatos, desapariciones, abusos sexuales y otros crímenes de lesa humanidad.

yendoalfrente
Memoria, Verdad, Justicia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *