La Escuelita de Famailla
Actividades

La Biblioteca Popular se llamará “Hilda Guerrero”

El nombre de la biblioteca fue elegido por la comunidad mediante una convocatoria que se realizó por medio del Facebook Oficial de “La Escuelita”.

Uno de los proyectos del Espacio para la Memoria y Promoción de Derechos Humanos es armar una biblioteca popular con el objetivo de convertir al espacio en un lugar de encuentro y reflexión, abierto a la comunidad. Donde funcionó  un centro de secuestro y torturas, florecerán las palabras y las imágenes.

El nombre de la biblioteca fue elegido por la comunidad mediante una convocatoria lanzada mediante el Facebook Oficial de la “Escuelita”. Luego de una gran participación, las opciones finalistas fueron cincos. Aquí el listado y un poco de sus historias:

Hilda Guerrero de Molina: Fue militante de la Federación de Obreros y Trabajadores de la Industria Azucarera (Fotia). Era de Santa Lucía y fue asesinada en 1967, durante una manifestación contra el cierre de los ingenios, ordenado por Onganía, en 1966.

Maurice Jeger: Era periodista del diario La Gaceta. Fue secuestrado el 8 de julio de 1975, junto a su compañera embarazada y visto por última vez en la Escuelita de Famaillá.

Hermanos Arancibia: Isauro Arancibia, maestro dirigente de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP) y Arturo Arancibia, maestro y militante sindical, fueron asesinados la noche del 24 de marzo de 1976 en la sede de ATEP, en Congreso y Las Piedras. El 19 de septiembre de 2016 se colocó una baldosa en el lugar, para recordar a los dos militantes.

Ana Cristina Corral: Era estudiante secundaria y militante de la UES. Tenía de 16 años, cuando fue secuestrada de su casa, el 8 de junio de 1976. Fue vista por última vez en Arsenal Miguel de Azcuénaga.

Juan de la Cruz Olmos: Fue el primer secretario general de Fotia y el fundador del sindicato municipal de obreros y empleados de Famaillá. Murió el 1 de noviembre de 1974 como producto de las heridas producidas por dos bombas colocadas en su casa por la Triple A.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *