La Escuelita de Famailla
Actualidad

La condena a la violencia contra las mujeres quedó registrada en el fallo

La sentencia en el juicio Operativo Independencia dejó temas para trabajar, profundizar en el marco de los tratados internacionales a los que adhiere la Argentina. Por Adriana Guerrero.

La sentencia de la causa Operativo Independencia en su punto XXV declara: “las mujeres víctimas en la presente causa, conforme a los testimonios vertidos en la audiencia de debate, padecieron actos que -según la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará) constituyen formas de violencia contra la mujer.”

Hacer visible, juzgar y condenar los delitos diferenciados cometidos contra las mujeres en este marco permite desmontar la idea de que las violencias en los conflictos armados o contextos represivos, implantados por el terrorismo de Estado, sean neutras y que no estén profundamente enraizadas en las estructuras de género presentes en la sociedad que las permea y las naturaliza.

Esta declaración del tribunal que juzgó a 17 acusados por crímenes de lesa humanidad da cuenta del largo camino recorrido por las mujeres, las organizaciones feministas y de derechos humanos que hace años venimos intentando terminar con la ceguera de género que caracterizó los fallos sobre los delitos cometidos durante el terrorismo de Estado, a fin de evitar la perpetuación de la impunidad por la falta de condena.

El tribunal se expidió asumiendo la responsabilidad que la Constitución y los tratados internacionales le exigen y trasladó al Poder Ejecutivo, a través de los organismos competentes (Secretaria de Derechos Humanos de la Nación y la Provincia, Observatorio de la Mujer, Consavig) la responsabilidad de tomar las medidas que permitan la reparación y garantía de no repetición según lo establecido en los artículos 7 y 9 de la Convención de Belém do Pará.

Nos toca ahora exigir y monitorear las medidas que se tomen tanto desde el Poder Ejecutivo como desde el poder judicial en relación no solo a los casos presentados en el juicio “Operativo Independencia”,  sino para los actuales casos de violencia institucional.

Para hacer efectivo este fallo, los puntos concretos sobre los cuales hay que trabajar se refieren a la reparación a victimas del Operativo Independencia, de acuerdo con esta Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. 

En el artículo 7 (inciso g), se habla de “establecer los mecanismos judiciales y administrativos necesarios para asegurar que la mujer objeto de violencia tenga acceso efectivo a resarcimiento, reparación del daño u otros medios de compensación justos y eficaces”

En el artículo 9, en tanto, se establece que, “para la adopción de las medidas a que se refiere este capítulo, los Estados Parte tendrán especialmente en cuenta la situación de vulnerabilidad a la violencia que pueda sufrir la mujer en razón, entre otras, de su raza o de su condición étnica, de migrante, refugiada o desplazada.  En igual sentido, se considerará a la mujer que es objeto de violencia cuando está embarazada, es discapacitada, menor de edad, anciana, o está en situación socioeconómica desfavorable o afectada por situaciones de conflictos armados o de privación de su libertad.”

Como garantía de no repetición, los firmantes de la Convención acuerdan, en el artículo 7 (inciso e), “tomar todas las medidas apropiadas, incluyendo medidas de tipo legislativo, para modificar o abolir leyes y reglamentos vigentes, o para modificar prácticas jurídicas o consuetudinarias que respalden la persistencia o la tolerancia de la violencia contra la mujer”.

 

Adriana Guerrero – Equipo de Comunicación Espacio para la Memoria La Escuelita de Famaillá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *